Pastillas para evitar coprofagia perros

Cómo prevenir la coprofagia en los perros

Para algunas especies, como los conejos, comer excrementos es una forma totalmente normal de obtener nutrientes clave. De hecho, si se impide que los conejos lo hagan, desarrollarán problemas de salud y las crías no prosperarán. Afortunadamente, los perros no necesitan nutrirse de este modo.

Sin embargo, es un comportamiento normal y natural en algunas etapas de la vida canina. Las madres lamen a sus cachorros para instarles a hacer sus necesidades y limpian sus heces comiéndolas durante las tres primeras semanas tras el nacimiento. Los cachorros también tienen este comportamiento de forma natural, comiendo tanto sus propias cacas, como las de otros perros, así como las de gatos y otros animales.

Algunos perros encuentran especialmente atractivo el estiércol de caballo y los excrementos de ganso. Comer sus propias cacas es inofensivo, pero consumir cacas de otros animales puede causar problemas de salud si las heces están contaminadas con parásitos, virus o toxinas. En la mayoría de los casos, este comportamiento desaparecerá antes de que el cachorro tenga unos nueve meses de edad.

Mientras el acto de comer heces no se haya convertido en un hábito, la coprofagia también debería disminuir. Mientras tanto, los excrementos deben limpiarse rápidamente y eliminarse del entorno para evitar futuras incidencias. Un suplemento de enzimas digestivas y una dieta altamente digerible también ayudarán a que las heces le parezcan menos deseables a su perro.

Los comprimidos VetIQ Stool Repel, un suplemento alimenticio especialmente diseñado para prevenir la coprofagia, un trastorno por el que los cachorros y los perros consumen sus propias heces, se han formulado para disuadir de este comportamiento, haciendo que las heces del perro no sean apetecibles. La coprofagia, un hábito común en algunos perros, puede ser angustiosa tanto para la mascota como para el propietario, además de antihigiénica para la mascota. Sin embargo, no es un problema de comportamiento con el que los propietarios y las mascotas tengan que vivir, ya que se puede rectificar eficazmente con el uso de los comprimidos VetIQ Stool Repel, junto con otros métodos de adiestramiento/reeducación.

Diseñado para prevenir la práctica de la coprofagia en todos los perros y cachorros, VetIQ Stool Repel se utiliza mejor junto con todo un programa de prevención, durante al menos seis meses, para romper por completo el hábito de que se coman sus propias heces. Diseñado para ayudar a mejorar la digestión y eliminar la ingesta de heces, ayuda a mejorar la salud general y el comportamiento de su perro, disuadiendo fácilmente este comportamiento indeseado y potencialmente problemático. Delo a diario para obtener los mejores resultados, y utilícelo junto con métodos de adiestramiento eficaces para evitar este comportamiento a largo plazo.

Al entrenar a su perro para que abandone este comportamiento, es importante no reforzar la conducta no deseada mostrando cualquier alboroto o atención cuando se observe a su cachorro comiendo heces, incluso si se trata de una atención «negativa», como por ejemplo, diciéndole a su perro que deje de hacerlo. Empezará a asociar el hecho de comer heces con algo que atrae la atención y, por tanto, con un comportamiento positivo. Por otra parte, su perro puede ponerse ansioso o asustado y tratar de ocultar la evidencia de su movimiento intestinal.

Por esta razón de bienestar, los profesionales veterinarios y los adiestradores desaconsejan el enfoque tradicional de «frotar la nariz del perro en sus heces». Consulte nuestra sección «Consejos para prevenir la coprofagia» más abajo. Cualquiera que sea la razón del hábito de comer caca de su perro, va a querer frenar su comportamiento.

Gracias a los peligros de transmisión de enfermedades parasitarias a través de la coprofagia, el mal aliento de su perro será la menor de sus preocupacionesHe aquí un par de maneras de evitar que su perro coma caca: Bonus Reads: ¿Qué te dice la caca de tu perro?