A las cuantas semanas se mueve el bb

Una vez que sientas fácilmente los movimientos de tu bebé alrededor de la semana 20â24, los notarás con más frecuencia. Sin embargo, es posible que no siempre sientas los movimientos de tu bebé, sobre todo si estás ocupada y no prestas atención. Los bebés tienden a moverse más en determinados momentos del día: pueden ser más activos mientras tú duermes y dormir mientras estás despierta.

Normalmente, los bebés no nacidos duermen durante 20-40 minutos seguidos, ocasionalmente hasta 90 minutos, y no se mueven cuando están dormidos. Es posible que no notes los movimientos de tu bebé tan fácilmente mientras estás sentada o de pie como cuando te acuestas y te concentras en ellos. Los movimientos del bebé cambian a medida que crece y se desarrolla, y deberían ser más frecuentes en el tercer trimestre.

Hacia el final del embarazo, después de las 36 semanas, el bebé tiene menos espacio para moverse. Por ello, el tipo de movimientos que notas y sientes puede cambiar. Las mujeres suelen describirlos como más enérgicos, con más movimientos de balanceo, retorcimiento y presión.

¿No has notado ningún movimiento fetal a mediados del quinto mes? Es posible que tu médico pida una ecografía para ver cómo está tu bebé. Podría ser simplemente que tu fecha de parto se haya retrasado, lo que ocurre más a menudo de lo que crees.

Pero es mejor que lo compruebes para estar segura. Y si te preguntas cuándo podrás sentir las patadas de tu bebé desde el exterior, es probable que tu pareja u otros amigos y familiares curiosos tengan que esperar hasta el final del segundo trimestre o incluso el tercero para sentir los movimientos fetales en tu barriga. También es posible que no te des cuenta de la fuerza o la frecuencia de las patadas del bebé.

En el tercer trimestre, puedes esperar sentir la actividad del feto todos los días -¡a veces mucho! – a pesar de que el vientre es cada vez más estrecho. Algunas investigaciones sugieren incluso que las piernas del bebé pueden generar hasta 11 libras de fuerza en la semana 30.

Si el sonido del bongó de tu bebé en tu vientre empieza a ser demasiado para ti, intenta cambiar de posición. Siéntate o túmbate de lado. Es probable que tu bebé también cambie de posición y encuentre otra cosa que hacer.

Y si un pie o varios pies se alojan en tus costillas en las últimas semanas de embarazo, un suave empujón, un cambio de posición o una serie de inclinaciones de la pelvis podrían aliviarte. Puede que notes suaves patadas y pinchazos. A medida que pasen las semanas, irás sintiendo movimientos más fuertes y frecuentes, y llegarás a reconocer el patrón de actividad único de tu bebé.

Si no notas que tu bebé se mueve en la semana 22, díselo a tu médico o matrona. Es posible que notes que tu bebé se anima más a medida que pasa el día y que da patadas, se retuerce y da volteretas sobre todo por la noche, cuando estás relajada. Algunas mamás notan que su bebé se mueve mucho justo después de comer, sobre todo si se come algo azucarado.

Pero los estudios no han encontrado una relación entre lo que comes y el nivel de actividad de tu bebé. Al principio, las patadas perceptibles serán escasas y poco frecuentes. Puede que un día sientas varios movimientos y al siguiente ninguno.

Aunque tu bebé se mueve y da patadas con regularidad, muchos de sus movimientos aún no son lo suficientemente fuertes como para que los sientas. Pero esas patadas tranquilizadoras se harán más fuertes y regulares más adelante en el segundo trimestre o a principios del tercero. No te preocupes si tu experiencia es diferente a la de tus amigas.

Cada bebé tiene su propio patrón de actividad, y mientras el nivel de actividad habitual de tu bebé no disminuya, lo más probable es que lo esté haciendo bien. Por lo tanto, la primera vez que sientas que tu bebé da una patada puede ser un hito muy feliz y emotivo para ti, pero también está bien sentirse un poco nerviosa. Cuando la mayoría de la gente piensa en las patadas de su bebé, se imagina unos piececitos pinchando en la barriga de la embarazada o pudiendo ver a su bebé dando patadas.

Pero cada madre tiene una experiencia diferente de los primeros movimientos de su bebé. Recuerda que los primeros movimientos de tu bebé son su forma de mostrarte que está empezando a crecer y a desarrollarse. Si ya has estado embarazada, estarás familiarizada con las patadas del bebé.

Puedes sentir las patadas de tu bebé a partir de las 16 semanas. Aunque hay ciclos de movimiento que puedes esperar a lo largo del embarazo, cada madre, cada bebé y sus patrones de patadas son únicos, por lo que debes intentar conocer lo que es normal para ti. Después de esos excitantes movimientos iniciales, empezarás a notarlos cada vez más a medida que tu bebé se desarrolle.

Normalmente, después de las 24 semanas, los movimientos de tu bebé se hacen más distinguidos y más difíciles de pasar por alto, y alrededor de este momento empiezan a formar el patrón. Algunas mamás pueden sentir los movimientos de su bebé a partir de las 13-16 semanas desde el inicio de su última menstruación. Estos primeros movimientos fetales se denominan aceleración y suelen describirse como aleteos.

Puede ser difícil determinar si esta sensación son los gases o los movimientos de tu bebé, pero pronto empezarás a notar un patrón. Es posible que las madres primerizas no sientan estos primeros movimientos fetales tan pronto como las segundas. Algunas mamás, especialmente