Normas de convivencia en el aula preescolar

Cómo inculcar las normas de convivencia a los niños

Fomentar la convivencia escolar no es algo que sólo deban conocer los alumnos; también los profesores deben acordar sus propias normas de convivencia, dando un buen ejemplo a los más pequeños. Montse Villaverde Equipo de Comunicación Es importante que las normas de convivencia se inculquen a los niños desde pequeños, ya que contribuyen a la paz y la armonía, tanto en el vínculo familiar como con los demás. Por ello, debes asegurarte de conocerlas muy bien y saber transmitirlas a tus hijos de forma correcta.

De hecho, algunos estudios revelan que cuando se practican las normas de convivencia y se hace el bien desde la infancia, los adultos son más felices. Las normas de convivencia consisten en respetar los derechos de quienes nos rodean. Además, ayudan a aceptar que todos tenemos obligaciones que cumplir.

Aunque todas son importantes, hay 10 normas de convivencia que son las primeras que deben aprender los niños: Además, hay que enseñar valores y principios durante el crecimiento del niño y la etapa escolar: En mi escuela tenemos reglas para toda la escuela como parte del PBIS Positive Behavioral Interventions and Supports. Nuestras reglas son «cuidamos de nosotros mismos, de los demás, de nuestra escuela y de nuestro mundo». Me encantan nuestras reglas.

El vocabulario es sencillo para que los niños de preescolar puedan entenderlas. Aquí hay un póster que creé con nuestras reglas escolares y que he colocado en mi área circular. Presentamos cada regla por separado, no todas a la vez.

Eso sería muy abrumador para un niño de preescolar. Nos centramos en enseñar primero la regla «cuidamos de nuestros amigos». Es la regla más difícil para los alumnos.

Siempre explicamos la regla en términos concretos a los alumnos para que entiendan qué es la regla y cómo es. Damos indicaciones, ¡muchas! Dar indicaciones o señales verbales, visuales y físicas puede ayudar al alumno a seguir la regla con su ayuda.

«Cuidemos a nuestro amigo y démosle un abrazo porque está triste». Si entras en mi aula el primer mes de clase, nos oirás decir «cuidemos de nuestros amigos y _______» muchas, muchas veces. Lo ideal es que las normas del aula se elaboren con la aportación de los niños.

El tipo de participación de los niños depende de sus capacidades de desarrollo. A continuación se presentan varias estrategias para que los niños participen en la elaboración e introducción de las reglas, que van desde la mayor hasta la menor participación activa. A menudo, los niños generan reglas que son negativas, por ejemplo, «No gritar ni chillar», o demasiado específicas, por ejemplo, «Turnarse en el ordenador cuando se juega a las matemáticas».

Cuando esto ocurre, el profesor debe moldear cuidadosamente la idea del niño para convertirla en una regla apropiada para el aula. Por ejemplo, si el niño responde: «No gritar ni chillar», el profesor puede decir: «Así es. No gritamos ni chillamos.

En su lugar, utilizamos voces interiores en el aula». Las normas deben elaborarse para todos los entornos relevantes para los niños. Los profesores deben tener en cuenta otros entornos además del aula, como el patio de recreo, la cafetería o la biblioteca, y deben implicar a otros miembros del personal escolar en la elaboración de normas para los entornos en los que trabajan.

Esto es importante porque el resto del personal escolar suele ser el que mejor conoce el entorno y el que probablemente animará a los niños a utilizar las normas allí. Esto también es crucial para conseguir que estas partes interesadas se adhieran al proceso, garantizando además la coherencia entre los entornos y las personas. Los profesores también deben tener en cuenta las diferentes áreas del aula, por ejemplo, el centro de arte, el centro sensorial, el juego dramático y el círculo.

A continuación se incluyen enlaces a ejemplos de normas para entornos preescolares típicos. Reglas generales del aula Una de las cosas más importantes que puede hacer es comunicar las expectativas desde el principio y con frecuencia. Esto es cierto cuando se es jefe, padre o maestro.

Deja atrás mucha confusión para que puedas centrarte en hacer las cosas y divertirte por el camino. Si vas a enseñar virtualmente este año, tienes que establecer las expectativas desde el principio. Esto se hará creando reglas para el aula virtual para los estudiantes.

Las reglas cambiarán según la asignatura que enseñes, la tecnología que utilices y la edad de tus alumnos. Comparto algunas de mis reglas de clase favoritas que he encontrado en la red. Establecer una serie de normas de aula es fundamental para mejorar la convivencia y la relación entre tus alumnos y ellos y el profesorado.

Estas normas deben ser consensuadas y trabajadas en el aula para que tus alumnos las entiendan y puedan llevarlas a cabo, especialmente en los cursos de preescolar. Hay diferentes tipos de normas, como las relacionadas con la puntualidad y la preparación, la higiene y el orden de los espacios comunes, o las que animan a los alumnos a hacer preguntas o a esforzarse para dar lo mejor de sí mismos. También puedes crear una lista de normas para tus sesiones de clase virtual: apagar el micrófono, mantener la cámara encendida, mostrar una buena actitud y predisposición, etcTanto en estos diseños un