Correr y pesas dias alternos

Doma también descubrió que el rendimiento en carrera a intensidades más bajas no se veía afectado por los entrenamientos con pesas. «Los corredores pueden realizar sesiones de entrenamiento de fuerza y de carrera en el mismo día con seis horas de diferencia, siempre que la sesión de carrera se realice a intensidades submáximas», afirma Doma. En otras palabras, si tienes una carrera fácil y larga o una carrera de recuperación en la agenda, no habrá problema en doblar ese día, siempre y cuando los entrenamientos estén separados por más de seis horas.

Si es posible, Doma sugiere que organices tu horario de forma que los días en los que corres y levantas peso, la carrera sea lo primero. «He comprobado que el entrenamiento de resistencia de las extremidades inferiores realizado seis horas antes de las sesiones de carrera a una intensidad moderada o alta provoca efectos de fatiga al día siguiente en mayor medida que la secuencia inversa», afirma. «Por lo tanto, si se realiza un entrenamiento de resistencia de las extremidades inferiores y una sesión de carrera en el mismo día, es mejor realizar una sesión de carrera antes de una sesión de entrenamiento de fuerza.

Por ejemplo, correr por la mañana antes del trabajo y entrenar la resistencia de las extremidades inferiores por la tarde después del trabajo». Si te pesas todos los días, simplemente estás midiendo las fluctuaciones diarias de tus niveles de hidratación y otras métricas de peso no esenciales.